Articulos

Antes era ciega, ahora puedo ver…

Desde hace un tiempo me siento como en Matrix la película, siendo Neo.

No sé si viste esa película: las personas que venían de afuera de la Matrix, quienes habían tomado la píldora roja de la verdad, sabían que todo el mundo en donde vivimos era solo un sistema operativo hecho para que creamos que es la verdad y nos conformemos con lo que tenemos, mientras en realidad solo éramos “pilas vivientes” para las computadoras.

Estas personas, que si veían “la verdad”, podían ver, literalmente, el código tras la realidad. Esto es un poco técnico,si no conoces nada de computadoras o programación, pero muy básicamente te explico: detrás de todo programa de PC, windows, mails, webs, etc, hay un código que programa las cosas para que veamos lo que vemos.

Desde que tuve , hace unos meses, un shock de espiritualidad, no en un sentido new age, sino definitivamente de Dios (de hecho me ocurrió en una Iglesia, en el momento de la consagración), siento como que puedo ver, de algún modo, el código detrás de esta realidad. No veo números ni códigos, sino que entiendo algunas cosas de otro modo. Por ejemplo veo a los sacerdotes como puertas de entrada de los “poderes” de Dios. a través de ellos Dios se hace presente en cuerpo. A través de ellos podemos sanar las cosas que no hicimos bien. Recibir el bautismo y los demás sacramentos.

El agua bendita parece una simple agua de la canilla, pero sé que a un nivel “matrix”, espiritual, tiene un poder que nosotros… Por más que no podamos percibirlo dentro de esta realidad.

Ahora veo mi vida como una cuestión no lineal sino circular, donde cada cosa que pasa tiene un sentido global, no particular. Mis intereses, lo que siempre leí, escuché, lo que me gustó, las personas con las que me rodee. Mi crianza, mis viajes, todo lo que ocurrió en mi vida y me trajo hasta donde estoy ahora.

La historia, el judaísmo, ahora sí tiene sentido para mí. Toda mi vida como judía escuché que “somos el pueblo elegido“, pero elegido para qué? nunca entendí bien el sentido de esa frase. Parecía más una cuestión de superioridad material y humana que otra cosa. Ahora sí lo comprendo: elegidos para acunar el mesías para todos. Elegidos para diferenciarnos, purificarnos, honrar a Dios para que él nos de este milagro para todas las naciones.

Ahora sí comprendo, ahora veo que no es como creí antes, una “casualidad que Pesaj y Pascuas caigan siempre en la misma fecha”. Tienen un sentido.
Todas las cosas se van alineando, todas mis vivencias, todas las historias que escucho.
Cada día es maravilloso, cada día me emociona ya que no veo solo particularidades, veo un conjunto perfecto de cosas imperfectas.

Se el primero en dejar tu comentario.

Dejá un comentario