¿Se puede ser judío y católico a la vez?

Razones lógicas para Creer en Jesus
22 diciembre 2017
¿Quién mató a Jesús?
16 enero 2018

Como Judía-Católica “a la vez”, muchas veces me hacen esta pregunta: ¿Se puede ser judío y católico a la vez?  Tanto desde el judaísmo como desde el catolicismo.

La respuesta es sí. No importa de donde venga la pregunta. Ahora, la explicación es diferente desde el punto de vista de quien lo pregunte.

Estas dos religiones no son opuestas sino que son una unidad, una perfecta continuidad, completud, como me gusta llamarlo a mí.

Toda la historia del judaísmo se basa en la promesa de Dios a su pueblo sobre su salvación a través de la llegada del Mesías. El comienzo del cristianismo es a través de esta llegada del Mesías, Jesús.

Algunos judíos de la época lo reconocieron como tal y otros no. Quienes no lo han reconocido a Jesús a como el verdadero mesías, siguieron su judaísmo como siempre. Mientras que judíos como los apóstoles, San Pablo y miles de otros judíos que siguieron a Jesús, fueron quienes dieron a conocer el cristianismo a muchísima gente hasta llegar a lo que es hoy.

Un católico que conoce las raíces de sus creencias, lo entiende perfectamente y jamás podría verlo como una contradicción. El judaísmo es la promesa de Dios a un pueblo, y el cristianismo es quien abraza y celebra el cumplimiento de esta promesa: que es el envío del Mesías anunciado por los profetas de Israel. Y la Iglesia Católica lo celebra y transmite mediante los sacramentos.

El catolicismo no contradice las leyes judías. Jesús mismo dijo “No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.” (Mt. 5.17), a llenarlas de sentido,  a iluminarlas, por decirlo de otro modo.

Desde el punto de vista católico, es imprescindible conocer la historia del pueblo de Israel y el Antiguo Testamento. San Jerónimo, comentando el libro de Isaías dijo “Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo”. Y no es casual que lo dijo comentando lecturas del Antiguo Testamento.

La figura de Jesús pierde su sentido completo si no conocemos su identidad, sus raíces. Sin entender el judaísmo, Jesús puede parecer sólo un gran maestro, un sabio y hasta reducirse a una figura mitológica. Pero conociendo en profundidad sus huellas “desde el principio”, toma una dimensión fascinante y la verdadera; que ES Dios.

Ahora bien, desde el punto de vista judío “tradicional”, Jesús no fue el Mesías esperado. De modo que creer que él es el enviado de Dios, y a la vez es Dios, es de algún modo una blasfemia. Por lo tanto para ellos sí se oponen estas dos dimensiones de la fe.

Como judía católica llegué por distintos medios contados en mi historia personal a creer que Jesús sí es el Mesías judío enviado por Dios y es Dios. Y estudiar las escrituras desde ambos puntos de vista me impacta. Cada lectura corrobora aún más esta afirmación. No sólo desde la razón, sino desde el amor tan profundo de Dios.

El antiguo y nuevo testamento se iluminan mutuamente. Y esa luz hace que cada uno brille aún más y así ilumine otro poco más al otro. Es un camino infinito, con una profundidad inagotable y que a la vez  desborda de sentido y entendimiento. Como dice San Agustín “el Nuevo Testamento está escondido en el Antiguo, mientras que el Antiguo se hace manifiesto en el Nuevo”.

Un judío que cree en Jesús, comprende que la promesa que Dios le hizo a su pueblo desde el comienzo, desde Abraham, ha sido cumplida.

Un judío que cree en Jesús entiende que sus cuestionamientos han sido respondidos, que sus vacíos han sido llenados.

Un judío que cree en Jesús es un judío que se vuelve a enamorar de su judaísmo, lo revaloriza, lo comprende desde sus más profundas raíces.

Mi deseo es que un día podamos todos contemplar esta hermosa realidad, no por una cuestión de razón o no razón, sino por la armonía y perfección que brota al encontrar estos brillos, estas luces. Esta belleza que nos deslumbra y para la que fuimos creados.

4 Comments

  1. Teresa dice:

    Yo comento que mi bisabuela rezaba muchos rosarios era fiel a su marido que aun tenia otra familia a escondidas… oraba los viernes al anochecer por ser Sabath..y tenia costumbres criptojudias ancestrales.
    Nos heredo una gran fuerza espiritual.

    La zona donde ella vivia de lis Altos de Jalisco es zona de martires de la cristiada…una persecucion religiosa azoto esa zona y los pobladores defendieron su fe heroicamente.

  2. Oscar Enrique Sarsotti dice:

    Açaso no dispuso el Señor que su hijo fuere judío:Jesucristo, quien se ofreçio por la salvación de la humanidad, sus padres Marìa y Josè, sus apóstoles todos, y Pablo un perseguidor de la fe, sin duda que es así, todo çoinçide en esta gran verdad.

  3. Maria del Carmen Ramírez V dice:

    Sin duda al estudiar mi fe veo claramente esta verdad: el judeo-cristiano, fue la primera comunidad de la Iglesia de Jesucristo. Ojala todos tomaran en serio su fe y se formaran. Mi compromiso es trabajar en la evangelización

  4. Jose Ignacio dice:

    Acabo de leer tu testimonio y me ha emocionado.Si por supuesto el Nuevo Testamento esta escondido en el Antiguo,y el Antiguo se hace manifiesto en el Nuevo.Desde España te envio un saludo muy fraternal.Seguire leyendo tus mensajes. “Ahora Señor,puedes,segun tu palabra,dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvacion,la que has preparado a la vista de todos los pueblos,luz para iluminar a las gentes y gloria de tu pueblo Israel”. Lc. 2 29-32. Simeon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *